En nuestro país se ha hablado tanto del deseado aplanamiento de la curva del COVID-19 que hasta quienes no entienden qué es una curva aplanada preguntan cuándo se aplanará.

La variable principal que se toma en consideración para graficar la curva de contagio del COVID-19 es la Tasa de Infección, la cual resulta de restarle el número de infectados del día anterior al del día siguiente, y dividir el valor obtenido entre el número de infectados del último día, para luego multiplicarlo por 100. El resultado obtenido es un número porcentual que corresponde al incremento de una cantidad respecto a otra.

Veamos un ejemplo con datos reales de cómo se calcula la Tasa de Infección:
El día 25 el abril la cantidad de infectados era de 5,926, y el día anterior 5,749. Entonces tenemos que 5,926 – 5,749 = 177. Luego dividimos 177 entre 5,926, y se obtiene el valor de 0.0299, el cual multiplicado por 100 es 2.99%, que corresponde a la Tasa de Infección del último día (un punto de la curva).

Desde que el Ministerio de Salud Pública ha estado emitiendo los boletines del COVID-19, para mantener mejor informados a familiares, amigos y relacionados, tomé la decisión de tabular diariamente en una sola página los datos más relevantes de todos los informes, confeccionando de esa manera un condensado. Pero inserté una última columna donde se expresa la Tasa de Infección diaria, la cual muestra el cambio porcentual de cada día respecto al anterior.

Aunque el Ministerio de Salud Pública no publica ese dato en sus boletines, el mismo constituye la única forma de apreciar de manera objetiva la aceleración de los contagios del COVID-19 en el país. Así podemos darnos cuenta si la situación está mejorando o empeorando en el tiempo.

Afortunadamente, la Tasa de Infección del coronavirus ha ido disminuyendo de manera progresiva en nuestro país. Eso significa que en un tiempo cercano los dominicanos estaremos navegando en aguas más tranquilas, aunque el final de la guerra contra el COVID-19 continúe sin fecha conocida.

Veamos cuál ha sido el comportamiento de la Tasa de Infección del COVID-19 en nuestro país, tomando el promedio de 10 boletines en cada período.

Expresados esos alentadores resultados, los cuales corresponden a boletines de 40 días (del 20 de marzo al 29 de abril), es entendible que de mantenerse esa tendencia se podría alcanzar, de manera sostenida, una Tasa de Infección situada por debajo del 1.00%, al final del mes de mayo o en la primera quincena de junio, lo cual daría inicio a un aplanamiento tangible de la curva del COVID-19, y, en consecuencia, aparecería una luz al final del túnel en el combate contra esta grave pandemia.

Es lo ideal que la Tasa de Infección disminuya progresivamente hasta acercarse a cero en el tiempo más breve posible, sin que ocurra el colapso de los centros de salud, como ha sucedido en ciudades de algunos países del mundo. Hasta el momento solo Costa Rica en el continente americano está posicionada con una Tasa de Infección menor de uno, y por esa razón tiene la curva más aplanada de América.

Cabe destacar que el éxito de la lucha contra el COVID-19 no solo está íntimamente ligado a las medidas tomadas por el gobierno, entre ellas el difícil pero necesario período de aislamiento social, además está fuertemente combinado con el comportamiento responsable de la ciudadanía.
El autor es ingeniero civil, MBA

- Publicidad -

Deja un comentario