Servicios combinados 

Hasta ayer domingo, al menos unas 40 ciudades de Estados Unidos, entre ellas la capital, Washington DC, habían impuesto el toques de queda en respuesta a los violentos disturbios que se han producido en todo el país en las últimas noches durante las protestas por la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd, quien estaba siendo detenido por agentes de la Policía de Mineápolis.

En las últimas horas de ayer domingo, La Guardia Nacional de Estados Unidos  había confirmado la movilización de 5.000 efectivos en 15 estados y el distrito de Columbia, donde se encuentra la capital, Washington D.C., para contener los disturbios derivados de las protestas por la muerte de Floyd.

En varios puntos de California, como el condado de Los Ángeles, San Francisco, o Beverly Hills, en donde se ha decretado el toque de queda. Al igual que en otras ciudades como Denver, Miami, Orlando, Atlanta, Chicago, Indianápolis, Louisville, Detroit, Kansas, Cleveland, Seattle, Filadelfia, Portland, Dallas, o San Antonio, en otras.

En el caso de Arizona, las autoridades han impuesto el toque de queda en todo el estado durante la semana. Su gobernador, Doug Ducey, señaló que la  medida permitirá a la Policía “arrestar a aquellas personas que planeen amotinarse, saquear o causar daños y disturbios”.

Las protestas continuaron el domingo en la ciudad de Nueva York, en donde se pudieron ver a agentes de policía sumándose a las reivindicaciones de los manifestantes, quienes han pedido justicia para Floyd en medio de movilizaciones pacíficas.

Por su parte, la Oficina del Sheriff de Hennepin en Minesota, en el norte de Estados Unidos, confirmo ayer domingo el traslado a la cárcel del condado de Derek Chauvin, el agente de Policía de Minneapolis que aprisionó con su rodilla el cuello de Floyd durante casi diez minutos, pese a hacerle saber en varias ocasiones que no podía respirar.

“Una violación contra la humanidad”

Esta indignante imagen es la que ha provocado los disturbios en más de 40 ciudades de la Unión Americana

El jefe de Policía de Mineápolis, Medaria Arradondo, en medio de la nueva jornada de movilizaciones que tuvo lugar el domingo en la ciudad, envió sus condolencias a la familia de la víctima y aseguró que “removería cielo y tierra” para poder traer de vuelta a Floyd.

“Estoy aquí para mostrar mi respeto”, dijo Arradondo ante las cámaras de televisión. “Lamento muchísimo la pérdida del señor Floyd. Si pudiera hacer algo para traerle de vuelta, lo haría. Movería el cielo y la tierra”.

Arradondo ha explicado que optó por expulsar a Chauvin y a los otros tres agentes porque en su opinión fue “una violación contra la humanidad”, así como “una violación contra el juramento que la mayoría de hombres y mujeres hicieron al ponerse el uniforme” de policía.

“Estamos absolutamente en contra de esto. Esto es contrario a lo que creemos”, insistió el jefe de la Policía de Mineápolis.

La muerte la semana pasada de Floyd desató protestas, disturbios y saqueos en la ciudad más poblada del estado de Minesota, ahora bajo estado de emergencia.

A lo largo de las noches del viernes y del sábado se registraron protestas y disturbios en una treintena de ciudades del país, que se han saldado con tres muertos y cientos de detenidos.

- Publicidad -