El director General de Contabilidad Gubernamental (DIGECOG), Félix Santana García, recomendó que previo a la elaboración del gasto público se realice un estudio que permita establecer cuáles son las necesidades reales y urgentes de la comunidad, para evitar que se realicen gastos en necesidades ficticias de manera caprichosa.

“Los gastos públicos deben someterse a una rigurosa planeación, no solo para evitar gastos absurdos como generalmente se presentan en todos los gobiernos, sino porque en los tiempos modernos ningún Estado está en capacidad de cubrir todas las necesidades”, expresó Santana García.

Destacó que “una vez determinadas las prioridades, se debe proceder a realizar los planes y programas del gasto público; cuya elaboración le corresponde al Presidente de la República Luís Abinader, asesorado por el Ministro de Hacienda, el director de Presupuesto y el Ministro de Economía, Planificación y Desarrollo”.

En un artículo de opinión publicado en el periódico digital Almomento.net, el director general de Contabilidad Gubernamental, Félix Santana García, explicó que a raíz de la pandemia Covid-19 “muchos de los postulados económicos han tenido que ser relajados y en vez de constreñir el gasto se aboga por que este sea mayor para estimular las economías”.

En tal sentido sostiene que “no es recomendable que los gastos se lleven a su mínima expresión de manera que perjudiquen el desenvolvimiento del aparato estatal, ni tan exuberante que se desborden, pues siempre los extremos dañan”.

Recordó que la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Cristalina Gueorguieva, advirtió al Grupo de las 20 principales economías del mundo que la crisis del coronavirus no ha terminado y pidió a Estados Unidos, Gran Bretaña, México y Brasil y a otros, que aumenten el gasto fiscal proyectado actualmente.

“Ahora bien, se debe gastar más, pero lo necesario, en lo que se deba gastar, luego del despilfarro que las nuevas autoridades encontraron el pasado 17 de agosto”. Acotó.

Santana García aclaró que debido a la oposición que hicieron algunos sectores con respecto a los nuevos impuestos que se implementarían por más de RD$21,000 en el Presupuesto General del Estado para el 2021, con un déficit fiscal de un 3% del PIB, el Gobierno se vio en la necesidad de retirarlo.

Por consiguiente, el Gobierno ha optado por aumentar el déficit fiscal para el 2021 en casi 5% del PIB, reducir las partidas presupuestales a unos 16 ministerios, y a unos 6 ministerios aumentarle los gastos conforme a la prioridad.

Por otro lado, el funcionario entiende que “debe haber armonía en la recaudación de los ingresos públicos, pues la capacidad de las personas tiene un límite y nadie está obligado a dar lo que no tiene. Hay que dejarles un incentivo, para que los contribuyentes no se desalienten en producir más riqueza.

“Se requiere que los gobiernos desarrollen mucha sensatez, tino y sabiduría, porque el problema es bastante delicado. Hay que gastar lo necesario”. Expresó el director de DIGECOG.

- Publicidad -

Deja un comentario