El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo este domingo que hay una “enorme” cantidad de pruebas de que la pandemia del nuevo coronavirus se originó en un laboratorio de Wuhan, donde comenzó el brote en China.

De esa manera insistió con la teoría que Donald Trump había puesto en escena en los últimos días.

“Puedo decir que existe una importante cantidad de pruebas de que este virus procedió de un laboratorio en Wuhan”, dijo Pompeo este domingo a medios norteamericanos, aunque se negó a decir si creía que el virus había sido liberado intencionalmente. Y agregó: “Hemos dicho desde el principio que el virus comenzó allí y nos criticaron por ello, pero creo que el mundo se acaba de dar cuenta ahora”.

Trump dijo el pasado jueves que estaba considerando implementar tarifas punitivas contra China después de acceder a evidencia que conecta al nuevo coronavirus con un laboratorio chino. El mandatario respondió que “sí” a la pregunta de un periodista sobre si ha visto pruebas que le permitan señalar al Instituto de Virología de Wuhan como la fuente de la pandemia.

- Publicidad -

Deja un comentario