Servicios combinados

Estados Unidos se convirtió este miércoles en el primer país en registrar más de 100.000 muertes por Covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, según el conteo de la universidad Johns Hopkins. En concreto, la cifra ascendía alrededor del mediodía de este miércoles a 100.047. Es definitivamente con creces, la mayor cantidad a nivel global y casi triplica los más de 37.500 reportados por el Reino Unido, segundo en la lúgubre lista.

La cantidad de contagios, en tanto, se acerca a los 1,7 millones. También es la más alta del mundo y más que cuadruplica los casi 400.000 reportados por Brasil, nuevo epicentro de la pandemia, la más letal en la historia del país, desde la gripe de 1918, en la que aproximadamente 675.000 estadounidenses perdieron la vida.

La primer muerte reconocida por el gobierno federal tuvo lugar el 26 de febrero (meses después, autoridades sanitarias de California confirmaron una el 6 de ese mismo mes). Durante dos meses la curva vio un crecimiento exponencial: el 26 de marzo, la cifra ascendía a 1.195, y un mes después a 54.856.

Desde entonces, y con la imposición de medidas de aislamiento y distanciamiento social en la mayoría de los estados -que, no obstante, variaron en cuanto a lo estricto de sus órdenes- la cantidad de decesos entró en una meseta: durante la mayor parte de mayo la cifra osciló entre 1.000 y 2.000. Y en los últimos días entró en un claro descenso, ilustrado por el hecho que desde el sábado se registran menos de 1.000 muertes.

En los últimos tres días Estados Unidos ha dejado de registrar la mayor cantidad diaria de muertes. Ese lugar ha sido ocupado por Brasil, cuya curva continúa en ascenso: el martes el país sudamericano registró 1.039 muertes, en contraste con las 691 que tuvieron lugar en  norteamérica.

Desde hace días que los 50 estados han tomado pasos para reabrir sus economías y reanudar ciertas actividades. Nueva York, el territorio más golpeado por la pandemia -registra casi 375.000 casos y más de 29.500 muertes. También se han reportado tendencias decrecientes en otros estados del noreste.

No obstante, las cifras de ciudades como Chicago y Los Ángeles se han mantenido en niveles altos. Y están subiendo en estados como Arkansas, Carolina del Norte y Wisconsin. Especialistas han atribuído esto al hecho que personas no respeten la distancia social recomendada en el marco de las reaperturas.

- Publicidad -