Inicio EUCLIDES SÁNCHEZ, UN SENADOR ESTIGMATIZADO

EUCLIDES SÁNCHEZ, UN SENADOR ESTIGMATIZADO

El que reniega de su origen es un error en la historia (Charles Darwin)

Por Hugo H. Rodríguez G.

El Senador por La Vega Euclides Rafael Sánchez Tavarez, aunque nació en Santiago, en la Maternidad Julia Molina en la época del sátrapa, el 8 de noviembre del año 1957 (Oficialía del Estado Civil de la 3ª Circunscripción de Santiago, Libro 00146, Folio 0127, Acta 001527, año 1957), se mantuvo hasta hace poco diciéndole a La Vega que nació en el populoso barrio del Dosa de esta ciudad, manifestado por él en el Gobierno de la Mañana, programa especial de la Z-101 en el Country Club de La Vega en febrero de 2016, lo cual representa una afrenta para los veganos que nuestro senador nos mantuviera engañados tantos años, y más, en su condición de senador, negar su lugar de nacimiento con una vulgar mentira, algo tan sagrado como es el origen de la persona.

El senador Euclides, ingeniero civil de profesión, es un gran empresario de la construcción, y no es que esto sea malo, siempre y cuando no se viole el artículo No. 77-3 de la Constitución, que reza que el oficio de senador es incompatible con cualquier actividad PUBLICA, entre ellas, participar en licitaciones de construcciones con el Estado. Todos sabemos que el legislador que participe en un concurso o licitación de obras del gobierno va en condiciones favorables con respecto a los indefensos civiles que participen.

Pues bien, Euclides es propietario, entre otras, de una compañía registrada  en Onapi como Las Galeras SRLpropiedad de Euclides Sánchez y José Hidalgo Díaz Ceballos, actual administrador de CORAAVEGA, en nuestra ciudad.

El senador construyéndole al gobierno (la UASD de Pontón, etc.) viola casi una docena de leyes que rigen todo lo relativo a las contrataciones públicas, consiguiendo con esto ser un senador estigmatizado.

El 7 de mayo del 2012 el ex Presidente Leonel Fernández emitió el decreto No. 219- 12, favoreciendo a los pobres de La Vega, con la transferencia de los terrenos e instalaciones de la Fortaleza de La Concepción de La Vega a favor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), a los fines de que dichas instalaciones albergaran el Centro Universitario Regional de La Vega (CURVE). A partir de ese momento, un grupo de veganos de buen corazón, decidió hacer ejecutorio dicho decreto, realizando todas las diligencias de lugar para que el certificado de título que rezaba que los 46,000m2 que tiene dicho terreno pasaran de manera registral a favor de la UASD de La Vega, pero, ahhh! sorpresa, cuando ya casi estaba logrado dicho proceso, el Poder Ejecutivo (Presidente Danilo Medina) dejó sin efecto el decreto 219-12, derogándolo, y emitiendo en su lugar, el 8 de abril del 2014 el decreto No. 129-14, donde se deja sin efecto y sin valor jurídico el decreto anterior, dejándonos con esto, huérfanos de la tan esperada UASD de La Vega.

¿Quién creen ustedes que hizo todas las diligencias para que esto pasara?  Nada más y nada menos que el estigmatizado. Este miembro de los 30 caballeros de Santiago, fue con una nutrida comisión donde el Presidente Medina, y lo convenció de que derogara dicho decreto, en virtud de que dichos terrenos resultaban estrechos para la futura UASD de La Vega, los cuales tenían vocación urbanística en

la categoría de A-1 (quién sabe qué proyecto urbanístico se está gestando para futuro en este codiciado terreno).

En fecha 25 de marzo del 2015, el senador Euclides introdujo una resolución al Senado de la República, fichada con el número 02262 (aprobada de inmediato), que solicitaba al Poder Ejecutivo transferir a la UASD de La Vega las instalaciones del Centro Educativo de Formación Técnica de Pontón (dicha resolución iba firmada con la rúbrica del Ing. Euclides Sánchez, Senador por La Vega, como propositor).

Este plan macabro, urdido por el Senador, junto con el Presidente del Consejo de Directores de CORAAVEGA, ingeniero José Hidalgo Díaz Ceballos, derrumbó los sueños de más de 5,000 jóvenes inscritos en la UASD de La Vega, jóvenes que soñaban con, algún día, ser redimidos por el Estado con una profesión.

Pero este plan no era puramente caprichoso, era simple y llanamente un plan mercurial, pues Euclides y Díaz, ya tenían debajo del brazo el contrato firmado por el Gobierno dominicano para la construcción de dicha escuela laboral, ahora UASD, entre la compañía Las Galeras, SRL y el Gobierno dominicano, violando olímpicamente, la misma Constitución y leyes que el senador estigmatizado había hecho diseñar, para luego estuprarlas sin el más mínimo rubor. Esta es la hora que a más de 20 años de este señor estar como legislador y siendo parte del gobierno peledeísta, los veganos no podemos contar con una UASD, porque en el más reciente capítulo de esta historia, nos han enviado a la modalidad de un corriente liceo a medio construír, en la populosa sección de Las Maras, ¡Qué bajo hemos caído!

Ésa es parte de la historia de la UASD de La Vega.

En cuanto a la famosa Corporación de Acueductos y Alcantarillados de La Vega (CORAAVEGA), ésta tiene su propia historia. Dicha institución es manejada, regenteada, dirigida, por un Consejo de Directores, y adivinen ustedes quién es el secretario de este consejo, el flamante presidente del PLD de La Vega, senador por La Vega, y también secretario del Consejo de Directores de CORAAVEGA, el ingeniero Euclides Sánchez Tavárez, con esto, los invito a leer el reglamento que rige dicho Consejo de Directores, y que puntualicen cuáles son las funciones del secretario. Entre ellas están:

  • nombrar el personal,
  • cancelar el personal,
  • dirigir las políticas públicas de CORAAVEGA,
  • dirigir las políticas financieras de CORAAVEGA, hasta el colmo de colocar bonos comerciales a favor de

¿Ustedes recuerdan el intento de colocar registradores o medidores de agua en las viviendas y establecimientos de La Vega (los cuales iban a medirnos el agua por litro)? ¿De quién ustedes creen que fue ese genial invento? De dos personas: los socios y compadres Euclides Sánchez senador y José Hidalgo Díaz presidente del Consejo de CORAAVEGA.

En los diarios nacionales de la época salió la noticia de que el proyecto de estos medidores de agua tenía el fin de elevar las recaudaciones de CORAAVEGA de manera exponencial, gracias a Dios y a la valentía del pueblo vegano, dicho proyecto resultó fallido.

Ahora bien, ustedes se preguntarán y les dejó esta tarea, ¿Qué compañía constructora es la que ha realizado y está realizando el acueducto de Jarabacoa, Buena Vista, y la planta de tratamiento de aguas residuales en Pontón, La Vega? Digo esto, porque algunas informaciones y detalles de este tema, no aparecen en las páginas públicas, donde deberían publicarse.

Otra pregunta que debemos hacernos es, ¿Por qué en la declaración de bienes que contempla la Ley de la Declaración de Bienes, no aparecen todas y cada una de las compañías constructoras, que sí aparecen en Onapi, a nombre de Euclides Sánchez?

La palabra estigma, según el diccionario de la Real Academia Española, significa, marca en la piel con un hierro candente, desdoro, afrenta, mala fama, la misma mala fama que Euclides adquirió cuando en unas elecciones pasadas, congresuales y municipales, se fue a Jima y participó en un meeting público de su partido PLD, y le levantó la mano como su candidata a su pupila de entonces, candidata a síndico por Jima, la fiscal (Trini), fiscal en funciones en ese momento, violando con esto la Ley del Ministerio Público y la Constitución. Este suceso fue transmitido por el noticiero del canal 10 de Microvisión.

Como vemos, esto es sólo una parte de la historia legislativa del senador, ex diputado, ex regidor y ex síndico Euclides Sánchez. Ha pasado por todos los puestos políticos electivos durante los últimos 20 años, sin poder entregarle a La Vega y a los veganos una carpeta de beneficios y logros, como serían:

  • el poder tener un cine-teatro digno de nuestra sociedad,
  • terminar la presa de Guaigüí,
  • tener una UASD parecida a la de Bonao y Santiago,
  • tener un mercado público decente,
  • construírle los puentes a Sabaneta y Bayacanes,
  • un hospital público acorde a nuestros tiempos,
  • una zona franca pujante,
  • un hotel que valga la pena, aunque sea de 3

En definitiva, en términos legislativos hemos perdido 20 años, por confiar en un funcionario que sólo cree en el populismo barato y no cree en el desarrollo sostenido de una provincia.

Euclides Sánchez, un senador estigmatizado.