SANTO DOMINGO.- Las juezas que componen el Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, quienes conocen el caso Odebrecht, decidieron este lunes excluir parte de la primera prueba documental del Ministerio Público en la que la multinacional brasileña admite su culpabilidad en el pago de sobornos en el país desde el 2001 hasta el 2014.

Las juezas tomaron esta decisión porque las referidas pruebas se encuentran en idioma portugués y, según explicaron, por esta singular característica no pueden entrar al juicio para ser tomadas en cuenta.

“Hemos verificado que hay documentos en español y documentos en idioma extranjero, por lo que sólo admitiremos al juicio los que estén en español”, expuso Giselle Méndez, la presidente del Tribunal, y agregó que ante la ausencia de un intérprete judicial, “todo documento que esté en portugués se debe excluir”.

Al igual que esta admisión de culpabilidad de Odebrecht, las juezas también excluyeron el acuerdo de lenidad entre los Ministerios Públicos de Brasil y República Dominicana por encontrarse también en portugués.

Esta decisión de las juezas que conocen el caso Odebrecht se da en consonancia con los argumentos de los imputados, quienes aseguraron, en voz de sus abogados, que dichas pruebas son ilegales porque están en portugués sin su traducción al español. Desde el que el Ministerio Público ofreció la introducción de la su primera prueba, a tempranas horas de este lunes, los abogados dispararon en su contra para que no sean admitidas.

Sin embargo, aunque esto constituye una baja para el Ministerio Público, el procurador Wilson Camacho resaltó que lo importante para su barra está en la prueba que detalla la delación de algunos involucrados en el caso y adelantó que en la próxima audiencia hará formal recurso de oposición a la decisión de las juezas.

“En este punto del caso y del juicio, las evidencias más importantes son las delaciones porque son las que contienen las versiones de los colaboradores en Brasil y esas están debidamente traducidas al español y serán incorporadas como pruebas”, prometió el titular procurador.

De su lado, el abogado José Miguel Minier, defensor de Ángel Rondón, hizo un llamado a la procuradora Miriam Germán Brito para “que desista de esa acusación” porque, a su entender, la misma constituye “un circo” para la justicia dominicana.

“Se quedaron sin caso”, enfatizó Minier a la vez que reiteraba su sugerencia para que los abogados que representan al Ministerio Público detengan sus señalamientos y, por tanto, se finalice el juicio por el caso Odebrecht.

Esos mismos alegatos fueron externados por Miguel Valerio, abogado del exministro Víctor Díaz Rúa, quien explicó que una vez excluido el acuerdo de lenidad por estar en idioma portugués, se excluye asimismo todo el legajo de delación premiadas.

Para Valerio, en este momento del juicio “no hay una sola acusación seria” que pudiera sustentar las acusaciones del Ministerio Público y, por tanto, coincidió con su colega Minier al recomendar el desistimiento de la acusación completa.

La próxima parte del juicio estará encabezada por el Ministerio Público, quien prometió que lanzará los argumentos necesarios para que las juezas reculen en su decisión y seguir introduciendo sus pruebas.

Fuente: https://elnuevodiario.com.do

- Publicidad -

Deja un comentario