El FMI indicó que “la pandemia ha debilitado significativamente” las perspectivas macroeconómicas del país para 2020 y ha creado necesidades de financiamiento que requieren apoyo adicional.

La asistencia financiera de emergencia se hizo bajo el Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR) y dijo que las autoridades también buscan la asistencia de otras instituciones multilaterales.

“La gravedad del ‘shock’ global de la COVID-19 ha perturbado la economía de la República Dominicana y ha creado urgentes necesidades de balanza de pagos y financiamiento fiscal”, dijo el subdirector gerente de FMI, Tao Zhang.

Agregó que una vez retroceda la pandemia, “será importante volver a una consolidación fiscal gradual, incluido el establecimiento de un marco fiscal a mediano plazo, para garantizar que la relación deuda pública/PIB se mantenga sostenible y en una senda descendente”.

Afirmó que las políticas monetarias y macroprudenciales se han ajustado adecuadamente, incluyendo la reducción del encaje legal y la provisión de liquidez adicional al sistema bancario.

“A medida que las circunstancias evolucionen, las respuestas de política necesitarán ser recalibradas continuamente. Sería necesaria una mayor flexibilidad cambiaria como amortiguador y para preservar las reservas internacionales”, adicionó.

“La asistencia de emergencia del FMI en virtud del Instrumento de Financiamiento Rápido ayudará a proporcionar los recursos necesarios para abordar las urgentes necesidades de la balanza de pagos y respaldar los gastos esenciales de salud relacionados con COVID-19. El apoyo de otras instituciones financieras internacionales y de desarrollo sería crucial para cerrar las brechas financieras restantes, aliviar la carga del ajuste y preservar el dinámico crecimiento económico de la República Dominicana”, finalizó el organismo internacional.

- Publicidad -

Deja un comentario