Por Rafael Duran

Este 10 de mayo se cumplen 22 años de la desaparición física de uno de los líderes políticos más importantes de la República Dominicana.

José Francisco Peña Gómez, figura prominente de la política dominicana y líder histórico del Partido Revolucionario Dominicano PRD, falleció un día como hoy en 1998, a causa de un edema pulmonar.

Sólo faltaban 6 días para la realización de las elecciones Congresionales y Municipales donde se postulaba como síndico de Santo Domingo, cuando la muerte le sorprendió.

Peña Gómez, de ascendencia haitiana fue adoptado luego que sus padres se vieron obligados a regresar a Haití, durante la masacre de 1937, emprendida por el dictador Rafael Leónidas Trujillo, en contra de los ciudadanos de ese país.

Nacido en Lomas de Flaco en Mao Valverde el 6 de marzo 1937, siendo un bebé fue acogido por una familia que lo adoptó y le dio su apellido.

Junto al profesor Juan Bosch

Gracias a la formación que recibió, Peña Gómez, un intelectual, escritor, politólogo y además locutor se convirtió en un personaje entregado sin descanso a la lucha por la democracia desde 1961, cuando se une al profesor Juan Bosch fundador del PRD.

Nunca se sintió opacado por su color ni mucho menos por su clase social, esa misma clase que por años representó y gracias a su dedicación y espíritu de lucha alcanzó un nivel académico excepcional, mismo que le dio la oportunidad de estudiar en países como Costa Rica, Puerto Rico, Estados Unidos (en la universidad de Harvard y Michigan), y en Francia.

Juan Bosch fue el primer presidente democrático en 32 años al ganar las elecciones de 1962. Fue derrocado por un golpe de estado de 1963.

Dos años más tarde Peña Gomez, se revela a través de la radio donde laboraba como locutor y llama a la insurrección popular pidiendo el regreso del profesor Bosch a la presidencia.

Graduado de Doctor en Ciencias Jurídicas en la Universidad Autónoma de Santo Domingo en 1970, obtuvo ese mismo año el Doctorado en Derecho Constitucional y Ciencias Políticas en la soborna de París

Reunidos Peña Gomez, Jorge Blanco, Antonio Guzmán y Jacobo Majluta.

Para 1973, luego de algunas diferencias con el fundador del partido, Peña Gómez y Juan Bosch se separan y este último pasa fundar el Partido de la Liberación Dominicana PLD.

Bajo el liderazgo de Peña el PRD logró ganar las elecciones presidenciales de 1978, con el doctor Antonio Guzmán Fernández, así como las de 1982, con el doctor Salvador Jorge Blanco.

En ese trayecto fue síndico de la capital en dos ocasiones, 1982 y 1986, posiciones que le convirtieron en fuerte contendiente para la presidencia de la república.

Ese año de 1986 comienzan las diferencias internas en su partido haciéndole a un lado y argumentando que no podría alcanzar la victoria debido a su color. Peña perdió las primarias internas frente a Jacobo Majluta.

Con el Dr. Joaquín Balaguer.

En 1994 en una lucha por la presidencia, denunció al doctor Joaquín Balaguer luego de que le robaron las elecciones, ese mismo año comenzó a sentir los primeros síntomas de cáncer pancreático el cual fue tratado en Estados Unidos.

Debido a su color se le impidió que llegara a la presidencia.

Logros obtenidos

El doctor Peña Gómez fue locutor del programa llamado la Sociedad Dominicana, desde donde 1965 llamó a la población a salir a las calles para exigir la vuelta a la constitucionalidad. Horas más tardes las calles se abarrotaron de gente.

En 1994 fue el propulsor del acuerdo Pacto por la Democracia, donde se abordaba la no reelección la reducción del gobierno de Balaguer y la celebración de elecciones en mayo de 1996 entre otras.

Impulso a la inclusión de la doble nacionalidad en la Constitución de la República Dominicana, de forma que Los dominicanos gocen de la doble nacionalidad sin perder la propia.

Respetado en todos los ámbitos aquí en el pleno de la Internacional Socialista junto a Carlos Andrés Perez, lider político venezolano.

Fue vicepresidente de la Internacional Socialista, Sindico de Santo Domingo, Presidente del PRD y candidato del mismo.

Peña Gomez es y será siempre sinónimo de democracia siendo uno de los oradores más imponentes y admirado por todas las clases sociales, especialmente la de los pobres que siempre le acompañaron.

- Publicidad -

Deja un comentario