Servicios combinados

La aerolínea Latam, la mayor de América Latina, ha informado una caída de ingresos trimestral de un 80.8% respecto al mismo período del año pasado a consecuencia de la pandemia mundial por el covid-19.

“Estos resultados reflejan el profundo impacto del covid-19 en la demanda aérea. Sin embargo, el grupo ha tomado las medidas y cuenta con los recursos para hacer frente a esta crisis”, afirmó el CEO de Latam Airlines Group, Roberto Alvo.

A pesar de haber registrado un resultado neto negativo de más de US$573 millones al cierre del tercer trimestre, mantiene una “sólida situación financiera” al disponer de US$3,300 millones, según recogió un comunicado de la compañía.

De esa cantidad, US$866 millones representan ingresos en caja y US$2,450 millones se corresponden al plan de financiación que solicitaron acogiéndose al capítulo 11 de la ley de quiebras de Estados Unidos para reestructurar sus pasivos financieros y administrar su flota.

“Seguiremos enfocados en la reorganización y paralelamente, continuaremos trabajando en proyectos como la alianza con Delta o la transformación digital que son parte de la visión de largo plazo del grupo”, agregó.

Los costos operacionales alcanzaron US$1,077 millones en el mismo trimestre, lo que representa una caída de 55% en relación al mismo período 2019, resultados que la aerolínea explica por la reducción de las operaciones de pasajeros y los “esfuerzos realizados para bajar sus costos fijos”.

La compañía anunció hace una semana un aumento de operaciones durante el mes de noviembre, incrementando el número de vuelos hasta el 33%, con un reinicio de las conexiones internacionales entre Perú, Brasil y Ecuador y al aumento de frecuencias domésticas en todos esos países además de en Colombia.

La incertidumbre económica mundial generada por la propagación del covid-19 y las restricciones de viaje impuestas por varios Gobiernos de la región para frenar el avance de la pandemia, fueron ahogando paulatinamente a Latam, nacida en 2012 de la fusión entre la chilena Lan y la brasileña Tam.

Antes de la crisis sanitaria, la aerolínea operaba cerca de 1,400 vuelos diarios a 145 destinos en 26 países y contaba con una flota de 332 aviones, pero hasta junio operó solo un 5% de sus líneas, manteniendo sólo 39 rutas domésticas en Brasil, 13 en Chile y cuatro rutas internacionales.

Pese al aumento de los tráficos respecto al mes anterior, con 1,000 vuelos semanales más hasta un total de 4,300 frecuencias domésticas e internacionales, la actividad se sitúa todavía en el 33% de la que registraba en el mismo mes de 2019.

- Publicidad -

Deja un comentario