Un hombre usa una mascarilla con el personaje de dibujos animados de Hulk como precaución en medio de la propagación del nuevo coronavirus en Santiago de Chile, el viernes 24 de abril de 2020. (AP/ESTEBAN FÉLIX)

El día en que en Chile debía haberse celebrado el plebiscito para decidir cambiar o no la Constitución heredada de la pasada dictadura de Augusto Pinochet, se registraban manifestaciones y hechos aislados de violencia en rechazo al retorno a una “nueva normalidad” que impulsa el gobierno en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus.

Varias decenas de personas, sin superar las 50 máximas permitidas en espacios públicos y ataviadas acordes a los tiempos de coronavirus —cubiertos de uniformes de plástico blancos, con gafas, mascarillas y manteniendo la distancia social entre ellos— se congregaron en la céntrica Plaza Italia, punto neurálgico de las manifestaciones sociales generadas desde octubre, para mostrar su rechazo al gobierno y a sus medidas durante la crisis por el nuevo virus.

Bajo la consigna “Sanitizar, organizar, otra forma de luchar” y portando una gran pancarta en que se leía “Nos queremos que nos quieran, queremos que sepan cuánto lks queremos”, uno de los voceros afirmó a medios locales que se reunirán todos los lunes y viernes siguiendo las reglas impuestas en el país por las medidas sanitarias como una forma de continuar la lucha iniciada el 18 de octubre cuando se produjo un estallido social para reclamar una mayor igualdad de la sociedad chilena.

Los manifestantes también solicitaron la renuncia del ministro de Salud, Jaime Mañalich, y que el gobierno transparente sus reportes de contagiados.

Los actos en las calles se producen el día en que se había programado un histórico plebiscito en el que los chilenos debían decidir si cambiar o no la Carta Magna de los tiempos de la dictadura de Pinochet (1973-1990). Debido a la crisis del coronavirus, el plebiscito fue postergado para el 25 de octubre.

En las redes sociales la fecha fue recordada por muchos chilenos que convertían la opciones #Apruebo #Rechazo #ConvenciónConstitucional —una de las dos opciones para diseñar una nueva Constitución— y #26abril en trending topic en el país.

La manifestación del domingo se dispersó pacíficamente cuando al llegar la prensa se superó la cincuentena de personas permitidas. Esta se sumó a actos de violencia que se registraron la noche del sábado cuando se montaron barricadas en el barrio de Peñalolén, en el este de Santiago, y a las ocurridas el viernes en otro barrio tradicionalmente combativo, Villa Francia, en que también se registraron barricadas y se quemó un bus de la red de transporte Transantiago, incidentes violentos que no ocurrían desde hace varias semanas.

También el lunes se produjeron congregaciones de decenas de personas en Plaza Italia para mostrar su rechazo a la medida del gobierno de solicitar la vuelta al trabajo de forma presencial de los funcionarios públicos, que volvió a ser rechazada el domingo por organizaciones sindicales y de la oposición.

Los llamados gubernamentales a adoptar un “plan de retorno seguro”, según anunció el presidente Sebastián Piñera el viernes, parecen no terminar de convencer a la ciudadanía por el momento en Chile, que registraba hasta el domingo 13.331 casos y 189 muertos por la enfermedad.

Chile presenta uno de los índices de mortalidad por la COVID-19 más bajos de la región, según las autoridades.

Mientras en Argentina, la ciudadanía acogía con alegría la nueva medida anunciada la noche del sábado que les permitirá salir a la calle durante una hora en un rango de 500 metros con fines recreativos con medidas de precaución, como la distancia social. Sin embargo, no se permitirá realizar deportes por considerarse de mayor riesgos para la transmisión del virus.

Argentina extendió, además, el confinamiento hasta el 10 de mayo, aunque permitirá más flexibilidad a localidades de menos de 500.000 habitantes que no tengan una alta incidencia de contagios, siempre dentro de una serie de limitaciones.

En el país se registraban 3.780 casos y 187 fallecidos el domingo y la tasa de multiplicación del virus ocurría cada 17 días, según explicó el presidente Alberto Fernández, al anunciar las nuevas medidas. Esta es la tasa que pretenden mantener aún con ciertas flexibilizaciones para que no se desborden los hospitales, señaló.

Uruguay reportó, por su parte, un incremento de casos de 46 en un solo día, uno de los registros más altos hasta el momento, para totalizar 596 positivos, con 14 decesos.

En América Latina hay más de 150.000 contagiados y más de 7.000 muertos.

El coronavirus ha infectado a más de 2,8 millones de personas y causado la muerte a más de 200.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

En América Latina hay más de 154.000 contagiados y alrededor de 7.620 muertos.

El coronavirus ha infectado a más de 2,9 millones de personas y causado la muerte a más de 203.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

- Publicidad -

Deja un comentario