Andreia ejerce como dentista y él trabaja para hacer un hueco entre los grandes de MotoGP.

Servicios combinados

Miguel Oliveira y Andreia Pimenta tienen un discreto romances de una década y han decidido casarse. Hasta ahí todo normal. Lo que sorprende a propios y extraños es que el piloto de MotoGP y su novia son hermanastro.

Cuando Oliveira era niño, los padres del deportista se divorciaron en 2003 y años más tarde su progenitor comenzó una relación amorosa con una mujer que también había terminado un matrimonio hacía tiempo y tenía una dos niños que criar, uno de ellos una niña. Fue así que Miguel y Andreia se conocieron cuando la niña tenía 13 años.

El destino los hizo hermanastros, pero con el correr del tiempo se dieron cuenta que el sentimiento entre ambos iba mucho más allá. Siendo adolescentes comenzaron una relación a escondidas de su familia para no generar alboroto y poder disfrutar en paz de lo que parecía ser un amorío pasajero. Hasta que transcurridos los años advirtieron que era necesario contar lo que ocurría.

En 2017, ambos decidieron anunciarle a sus familiares que estaban enamorados, noticia que a algunos no sorprendió pero a otros sí los dejó perplejos. Pese a esto, nadie se opuso y tomaron entonces la decisión de dar el siguiente paso.

- Publicidad -

Deja un comentario