Inicio Opinión Mis ideas conversadas

Mis ideas conversadas

Les comparto las que fueran mis ideas, conversadas con mis amigos hace un par de años:

La República Dominicana, por los episodios históricos y por los atrasos democráticos que sufrimos por años; ha sido un país que ha carecido de una planificación casi en todos los sectores de la vida nacional en la que no queda exceptuada la buena administración de los fondos públicos, la reestructuración de espacios y la creación de riquezas en las diferentes provincias.

Es más, hemos tenido tan mala suerte en ese sentido, que en apenas 48 mil Kilómetros cuadrados nos impusieron 32 provincias, las cuales no tienen fondos de administración individual y mucho menos una distribución equitativa de los recursos,  al mismo nivel que ellas recaudan impuestos. Además de las provincias, nuestro país tiene 158 municipios y 232 distritos municipales, que en muchos de los casos; sólo sirven como malversación de fondos y plataformas de nombramientos políticos.

Haciendo un análisis simple de la situación en República Dominicana, todos los poderes políticos, económicos y sociales se han concentrado en la capital de la República, castrando con esta verdad la posibilidad de crecimientos de las demás provincias, pero sobre todo; obligando a todos los dominicanos a tener que trasladarse hasta allí, en muchos casos, hasta a sacar una nacimiento y cualquier otro documentos público.

Esto ha traído entre otras razones, la masiva migración de todas las regiones especialmente de las más rurales; de millones de dominicanos que forman colonias o barrios a orillas de ríos y cañadas, construyendo así la marginalidad de espacios inmensos sin ningún tipo de cuidados sanitarios y por demás, una verdadera vergüenza medio ambiental que se amplía cada vez más en la gran urbe dominicana.

A esto no escapa el desorden del tránsito, las debilidades del sistema  de transporte estatal y los constantes  enfrentamientos de los diferentes sindicatos de transporte urbanos a quienes una vez se les apodó “los dueños del país”.

En fin, todo esto ocurre en mi humilde opinión, por la simple falta de planificación del país.

Podríamos sugerir al gobierno dominicano sacar la ubicación física de algunos ministerios del capital y ubicarlos en las zonas de cuyo crecimiento es más importante en su respectiva materia.

Por ejemplo, podríamos llevar el Ministerio de Turismo al este de La República, el Ministerio de Agricultura llevarlo a Santiago o La Vega y el Ministerio de Defensa ubicarlo en Azua; entre otros movimientos que beneficiarían la zona donde se encuentren.

Con el movimiento de estos Ministerios y las diferentes direcciones que son sus dependencias, todos albergados en una sola torre en la ciudad que quede ubicada. Se escoge un espacio de terreno importante y se planifica todo. Desde hoteles y otros instrumentos comerciales importantes y que se les brinde el no pago de impuestos por 20 años de esas sucursales que ubiquen en las diferentes zonas como parte del incentivo de desarrollo.

En el capital así mismo, desarrollar una torre moderna donde se alberguen todos los ministerios que por sus propias naturalezas deben quedarse en la capital, tal es el caso del Ministerio de Hacienda y las direcciones que dependan de ellas. Esta torre se hace en las afuera de La Ciudad y se conecta al centro a través de corredores de autobuses, tranvía y una línea de metro, de manera que los trabajadores de las diferentes carteras puedan acudir de manera digna y segura a ejercer sus funciones y con ello la eliminación del gasto de combustible y el uso de parqueo que al parecer en este país nunca son suficientes.

En fin, sé que al leerme  podrían  verlo como un sueño, sin embargo créanme; es posible y espero verlo cumplido algún día!

- Publicidad -

Deja un comentario