Me permito reproducir en nuestra columna, OPINION DEL DIRECTOR, el editorial que publicamos en la pasada edición del SUPLEMENTO ESPECIAL del CARNAVAL VEGANO 2020, el cual, a pesar de tener solo contenido de dicha fiesta cultural, la mayoría de publicidad, era de promoción a los aspirantes a los diferentes escaños que estarían en juego en el malogrado pasado proceso.

En dicho editorial demandábamos la celebración de un proceso que no fuera parecido al Carnaval y no hacer del mismo un festín.

A pesar de que muchos de los que aspiran a ocupar cargos, principalmente a regidores no reúnen las más mínimas condiciones, pero, el pueblo estaba en la obligación de escoger lo mejor de cada partido, para que haya un equilibrio en cada Sala Capitular.

Nuestro mensaje fue un pedido a que la sociedad señalara los candidatos más preparados y con las mejores propuestas.
Ahora la población se mantiene a la espera de que se conozca, quién o quiénes fueron los causantes del sabotaje que dio con la suspensión del pasado proceso eleccionario donde estaban supuesto a elegirse los mejores hombres y mujeres (158 alcaldes y 1,164 regidores).
A continuación, el editorial publicado el pasado jueves 13 de febrero.

No hagamos de las elecciones municipales un verdadero Carnaval
El próximo domingo 16 de los corrientes se celebrarán en todo el país las Elecciones Municipales. En ellas se escogerán los (as) alcaldes (as) y vice alcaldes (as) correspondientes a los 158 municipios del país, así como a los directores y los vocales de los 235 distritos municipales. Es decir, se escogerán 3,849 cargos, de un total de 17,357 aspirantes.

Como es natural, en un país tan politizado como el nuestro, lo lógico es que haya muchas aspiraciones, aunque una gran mayoría adolezca de la capacidad necesaria para esas posiciones.

Lo penoso es que esa mayoría ni siquiera se preocupe de prepararse para ocupar dichos cargos, Aunque dichas elecciones coincidan con la celebración de las tradiciones de nuestro carnaval, no por ello debemos hacer de ellas un verdadero festín, un bacanal, otro carnaval, cualquierizando la escogencia de los candidatos, eligiendo a más de lo mismo, es decir, a personas sin la más mínima formación política, moral ni profesional; sin los más mínimos principios y valores éticos, morales y sin una vocación de servicios comunitarios, pues solo persiguen dichos cargos para servirse, no para servir a la sociedad.

Se debe escoger lo mejor de cada partido político para que haya un equilibrio en cada Sala Capitular para que de esta manera, les enviemos a dichos partidos una señal de que vamos por un camino equivocado, que deben ofrecer mejores propuestas, de que el dinero no puede seguir imponiendo voluntades y de que el poder esta vez lo ostentan los munícipes.

Celebremos y acudamos a nuestro carnaval, pero en medio de estas fiestas populares reflexionemos que la Patria está por encima de todo y elijamos a lo mejor en estas elecciones municipales, para bien de nuestra municipalidad.

En el “Mes de la Patria” que también estamos celebrando, el mejor homenaje que le podemos hacer al fundador de nuestra nación, el Patricio Juan Pablo Duarte Diez, quien fue un fervoroso defensor y creyente del Poder Municipal, es escogiendo a los hombres y mujeres que mejor reúnan las condiciones para desempeñar una función en cada uno de los tantos municipios y distritos que tiene nuestro país.
Si así lo hacemos, el esfuerzo, el sacrificio, suplicio y entrega del Padre de la Patria no habrá sido en vano, de lo contrario, consideramos que no valió la pena tanto sufrimiento y pesar por dejarnos una nación libre de toda potencia extranjera, tal como fue su empeño. Ojalá que así sea y que no nos equivoquemos esta vez como tantas veces lo hemos hecho.

- Publicidad -

Deja un comentario