El sí o sí del director de Presupuesto, José Rijo Presbot, seguido de un documento filtrado de 94 páginas cuyo contenido se refería a una propuesta de nuevos cargos impositivos desmentido por el Gobierno y el rechazo de amplios sectores, antecedieron el anuncio oficial del presidente Luis Abinader de posponer la reforma tributaria.

“Hoy quiero anunciarles que no someteremos ninguna reforma tributaria. La única reforma que vamos a emprender ahora es continuar apostándole al crecimiento y la inversión para que los beneficios lleguen a todos los dominicanos”, fueron las palabras más importantes del discurso de nueve minutos del primer mandatario. El anuncio fue calificado como atinado por sus ministros y algunos dirigentes de oposición.

Los partidos Revolucionario Moderno (PRD) y Alianza País (Alpais) fueron los primeros en reaccionar.

“Saludamos y entendemos oportuno el mensaje que acaba de pronunciar al país, el Presidente de la República. Nos regocija ver que las observaciones que, de forma sostenida y coherente, ha venido planteando Miguel Vargas como presidente de nuestro partido, han sido no solo observadas por el presidente Abinader, si no también acogidas en su alocución, obteniendo respuestas. ¡No es momento de reforma tributaria!”, fueron las declaraciones del PRD en un comunicado de prensa.

Para Guillermo Moreno, presidente de Alpaís, significaría un suicidio político imponer cargas impositivas a la población en el momento actual, por lo que ponderó la decisión del primer mandatario.

“El presidente de la República Luis Abinader reaccionó correctamente al desistir de disponer nuevos impuestos porque hubiese sido un verdadero suicidio político en las actuales circunstancias imponer nuevas cargas impositivas a los sectores medios y populares en medio del alza galopante de la comida, de los combustibles, y de la recuperación de una pandemia que no termina”, expresó.

Coincidió al decir que el Estado puede aumentar sus ingresos sin cargar más a la población.

 

“Abinader tiene alternativas reales para aumentar los ingresos, sin tener que fijar nuevos impuestos, y con ello disminuir el déficit y poder sustentar servicios de mejor calidad. En primer lugar, el gobierno debe revisar el llamado gasto tributario y eliminar o modificar todas aquellas exoneraciones, exenciones, subsidios que en este momento no se justifican, la eliminación del barrilito, el cofrecito y las exoneraciones de los legisladores y los salarios de lujo de los altos funcionarios”, manifestó mediante una nota de prensa remitida a los medios de comunicación.

El secretario de Asuntos Políticos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) José Dantés Díaz, también reaccionó, pero etiquetando a Rijo Presbot con una de sus frases de hace más de 15 días cuando, en su calidad de director de Presupuesto, dijo que la reforma fiscal era impostergable.

“Otra lección para el director de Presupuesto, señor José Rijo Presbot: Lo que va, sí o sí, es lo que diga el pueblo dominicano”.

 

La exvicepresidenta, Margarita Cedeño, valoró el pronunciamiento del presidente, al indicar que el país no aguanta más cargas impositivas.

“Muy atinada la decisión de posponer la reforma fiscal, ya que el país no aguanta más cargas. Pero necesitamos un gobierno que brinde seguridad, garantía y protección a la gente, que sea solidario, capaz de trabajar por los sectores productivos y apoyar a los más vulnerables”, manifestó.

Sin embargo, su compañero de partido y senador por la provincia Elías Piña, Yván Lorenzo, calificó el discurso de populista.

“Un discurso populista, lleno de promesas y plagado de datos no certeros, por ejemplo, en el tema de publicidad lo que se ve en el portal transaccional son cuantiosas licitaciones de publicidad”, manifestó.

El secretario general de la Fuerza del Pueblo, Antonio Florián, opinó sobre el discurso a través de las redes sociales del partido. “Como ha planteado la FP, a través de nuestro presidente Leonel Fernández, las condiciones actuales no están dadas para una reforma fiscal, por lo que saludamos la decisión del gobierno de dar marcha atrás a las intenciones cargar con más impuestos a los dominicanos”, dijo.

Para el dirigente de la Fuerza Nacional Progresista, Vinicio Castillo, Abinader le desmontó los planes del danilismo, que supuestamente se preparaba para hacer un desorden social de introducirse una reforma tributaria.

“El Danilato planeaba un desorden social con anuncio reforma fiscal. Pescar en río revuelto. El presidente Luis Abinader le desmontó el muñeco desestabilizador esta noche. Quedaron con el bate en la mano”, manifestó.

Para el perremeísta Ramón Alburquerque, quien adversa el Gobierno de su propio partido, la decisión del presidente se debió a una circunstancia diferente.

“El Gobierno intentó pasar la reforma fiscal para subir los impuestos a la clase media y los pobres, pero cuando se evidenció que los ricos no pagan por usar offshores desistió. La prudencia aconseja: ¡No provoques los pueblos!”, sostuvo.

Diario Libre

- Publicidad -

Deja un comentario