PEKIN.- El presidente de China, Xi Jinping, ha advertido este jueves de que China no permitirá la «intimidación o subyugación extranjera» y ha celebrado que el país ha construido una «sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos», logrando así el «primer objetivo» del centenario del Partido Comunista de China que se celebra en esta jornada.

«La época en la que china podía ser intimidada y abusada por otros se ha ido para siempre», ha avisado en un acto con motivo del centenario de su partido en la plaza de Tiananmén, en Pekín, donde ha asegurado que el pueblo chino «nunca permitirá que las fuerzas extranjeras intimiden, opriman o subyuguen» al país.

Xi ha afirmado que agradece las «sugerencias útiles», pero ha insistido en que no aceptará la «predicación santurrona», al tiempo que ha avanzado que «elevará sus fuerzas armadas» para tener «mayor capacidad y medios más confiables para salvaguardar la soberanía nacional, la seguridad y los intereses de desarrollo», recoge ‘China Daily’.

«Cualquier intento de dividir al Partido del pueblo chino o de poner al pueblo en contra del Partido está condenado al fracaso», ha trasladado el también jefe del partido en su discurso frente a unas 70.000 personas congregadas en la plaza pekinesa.

Por otro lado, el presidente chino ha celebrado la prosperidad del país. «Hemos logrado una resolución histórica al problema de la pobreza absoluta en China, y ahora estamos marchando con pasos seguros hacia el segundo objetivo del centenario de convertir a China en un gran país socialista moderno en todos los aspectos», ha subrayado.

También, ha ahondado en la necesidad de «hacer realidad el objetivo del rejuvenicimiento nacional», una cuestión para la que China está «más cerca y es más capaz que nunca» gracias a la dirección del Partido Comunista, informa la agencia de noticias Xinhua.

«Debemos estar preparados para trabajar más duro que nunca para llegar allí», ha dicho, para añadir que Pekín ya ha demostrado al mundo que ha logrado una «tremenda transformación», poniéndose en «pie» y «haciéndose fuerte».

Respecto al Partido Comunista, de cuyo «éxito» depende el «éxito de China, como ha indicado, ha referido también que se preocupa por el futuro de la humanidad y desea avanzar junto a las «fuerzas progresistas del mundo», así como ha señalado que trabaja por «preservar el orden internacional».

Asimismo, ha agregado que se debe mantener el liderazgo «firme» del partido, que es la «característica definitoria del socialismo con características chinas y constituye la mayor fortaleza del sistema».

Por otro lado, ha señalado que China está comprometida con «un país con dos sistemas» en la gobernanza de Hong Kong y Macao, y ha apostado por resolver la cuestión de Taiwán y «lograr la reunificación completa de China», lo que «es una misión histórica y un compromiso inquebrantable del Partido Comunista».

El acto de celebración en el que Xi ha realizado estas declaraciones ha contado con una ceremonia cuidadosamente preparada en la que se han incluido actuaciones musicales y se ha adornado el lugar con un centenar de banderas.

Una formación de helicópteros ha escrito el número 100 en el cielo. De ellos han colgado banderas con lemas, entre ellos «viva el Partido Comunista».

- Publicidad -

Deja un comentario