TRIVIALIZACION.

Por Luis Federico Santana J.

Trivialización es sinónimo superficialidad, falta de profundidad, simplicidad. Hoy encontramos que las noticias de la prensa escrita, radial y televisada se quedan en su mayoría en paja, en la cotidianidad vana y hueca.

El periodismo combativo se ha ido perdiendo poco a poco, para dar paso a asuntos insustanciales, chercha, chiste y simple entretenimiento.

Contrario a eso, es bueno que el periodista y comunicador de hoy no olvide que el verdadero ejercicio periodístico revela lo que el otro no ve, quita el manto o el velo a los hechos, para poner de manifiesto la verdad.

Esto no quiere decir que el periodismo cierre las puertas al entretenimiento ya las notas cotidianas. Lo malo es quedarse exclusivamente en estas trivialidades.

Un periodista auténtico debe tener la capacidad de conocer los tejidos internos de los hechos. Debe ver los acontecimientos en sus relaciones causales. No sólo conocer el Qué, Quién, Cómo, Cuándo y Dónde; sino también ir al Porqué y el Paraqué.

Las intenciones y motivaciones internas de los actores de los hechos no deben ser juzgadas, pero sí investigadas para ser conocidas como parte esencial de esos hechos.

Si en el ejercicio periodístico no cultivamos la investigación y la duda, como mecanismo de búsqueda de la verdad, corremos el peligro de quedarnos en la epidermis de los hechos relatados.

El periodista auténtico tiene la responsabilidad de hacer una buena selección de sus fuentes. No disparar lo primero que les llegue a sus manos o a sus redes.

Debe tomar en cuenta el principio de autoridad. Que no recoja una opinión salud del vendedor de plátanos, sino de un médico especialista del tema.

No puede poner en juego su imagen y su oficio, dando crédito a lo primero que encuentre a su paso. El periodismo es un compromiso y una gran responsabilidad social, por eso hay que dejar a un lado todo tipo de trivialidad.

Anuncios
- Publicidad -

Deja un comentario