Las restricciones a la movilidad y las medidas de distanciamiento social decretadas para combatir al COVID-19 han hundido el volumen de actividad de la mundialmente conocida empresa de transporte de pasajeros y comida.

La multinacional estadounidense de transporte compartido Uber despedirá a cerca del 25% de su plantilla con el anuncio este lunes de echar a otros 3.000 empleados más, aparte de los 3.700 que anunció hace doce días, y cerrará 45 de sus oficinas en distintas partes del mundo, según un correo electrónico enviado este lunes por la dirección de la firma a sus trabajadores.

Las restricciones a la movilidad y las medidas de distanciamiento social decretadas en gran parte del planeta en respuesta a la pandemia de COVID-19 han hundido el volumen de actividad de la empresa que dirige Dara Khosrowshahi.

El pasado 6 de mayo, Uber, que cuenta con una plantilla de unas 27.000 personas, ya anunció que despediría a 3.700 empleados, alrededor de un 14% de todos sus trabajadores, a los que ahora se añaden estos 3.000, cerca de un 11%

En el primer trimestre del año, Uber perdió 2.900 millones de dólares. Solo en el mes de abril, reportó una disminución de 80 % en el transporte de personas con respecto al mismo lapso en 2019.

La restructuración de Uber

Además de los despidos, Khosrowshahi presidente de la empresa también indicó, que está trabajando para “reestructurar” la empresa, centrarla en las actividades que constituyen “la esencia” de la compañía -el transporte de personas y la entrega de comida a domicilio- y abandonar otros proyectos.

Aunque no se especificó cuáles son los otros proyectos que Uber abandonará, algunos apuntan a que el desarrollo de una línea de vehículos autónomos y la creación de una red de entrega de mercancías podrían ser dos de las áreas afectadas.

Con la reestructuración y los despidos, Uber ha estimado que se ahorrará en torno a mil millones de dólares anuales, lo que generó ilusión entre los inversores e hizo que las acciones de la empresa se disparasen más de un 6% hasta los 34,48 dólares por título a media sesión en Wall Street.

Un sector impactado por el Covid-19

La pandemia mundial del COVID-19 se está ensañando particularmente con la empresa de transporte compartido, que entre enero y marzo triplicó sus pérdidas y se ha visto forzada a retirar las proyecciones internas que apuntaban a alcanzar la rentabilidad a finales de este año.

En los primeros tres meses del 2020, Uber ha perdido 2.946 millones de dólares, unos números rojos tres veces mayores que los 1.016 millones que dejó de percibir en el mismo período del año pasado. En abril, en el momento más álgido de la pandemia en Occidente, los viajes en Uber se desplomaron un 80 % interanual a nivel global.

- Publicidad -