SANTO DOMINGO.- Más de cuatro mil personas, entre ellas miembros de un centenar de organizaciones sociales,  marcharon este domingo desde el parque Independencia al Palacio Nacional en rechazo a la construcción por parte de la empresa Barrick Gold de una presa de cola en la localidad de Peralvillo, en Monte Plata,  y contra la expansión minera en esta provincia.

Convocados por la Coordinadora Popular Nacional, resaltaron que más del 90% de la población de Monte Plata y el Gran Santo Domingo se opone dichas iniciativas porque, a su juicio, supone la muerte y destrucción de la vida en una amplia zona.

Sugelys Manzueta, presidenta de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) en Yamasá.

En un  manifiesto leído por Sugelys Manzueta, presidenta de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) en Yamasá,  dijeron que rechazan incluso que sea realizado un estudio de impacto ambiental porque «eso es solo una maniobra para esconder lo que ya dice la comunidad y los mismos expertos».

«Depositar aguas residuales cargadas de cianuro y metales solubles en la cabecera de los ríos Ozama e Isabela es un atentado mortal contra la población de Monte Plata y del Gran Santo Domingo. Ese proyecto es inaceptable, peligroso e ilegal», indicaron.

Alegaron que comunidades del  Bahoruco Oriental y la Región Enriquillo, Bonao, la Vega, San Pedro de Macorís, Punta Catalina y Baní, Villa Altagracia, San José de Las Matas, San Juan, la Línea Noroeste y muchas más están diciendo «NO a la entrega del país a las mineras y los megaproyectos de muerte del carbón y los fósiles».

Luis Carvajal, a nombre de las organizaciones ambientales, dijo al inicio de la marcha que una de las exigencias de los manifestantes es «impunidad cero frente a los delitos ambientales» y que «sea recuperado el patrimonio natural robado y la restauración de los ambientes culposamente deteriorados».

- Publicidad -

Deja un comentario